Jornadas de “Cultura científica y Fake news”

En el mes de junio tuvieron lugar las Jornadas de “Cultura científica y Fake news” en el marco del proyecto de investigación en innovación docente del mismo nombre.

El objetivo principal de este proyecto ha sido analizar el impacto de la alfabetización científica de los estudiantes de la UNED Senior en la detección de las noticias falsas. Para ello hemos organizado las Jornadas de Cultura Científica y Fake news, los días 14, 15 y 16 de junio de 2022, en el Centro de Zona de Jacinto Verdaguer, perteneciente al Centro Asociado a la UNED en Madrid. El evento estaba dirigido a estudiantes del programa UNED Sénior y a público general mayor de 50 años. Se realizó de forma presencial y online en directo. Se inscribieron 65 personas.

El programa fue el siguiente:

Martes, 14 de junio

  • 10:00-12:00 h. Fake news: una aproximación desde la neurociencia
    • Raquel Rodríguez Fernández Profesora Contratada Doctora del Dpto. de Metodología de las Ciencias del Comportamiento. UNED.
  • 12:00-14:00 h. Protección de datos y privacidad
    • Miguel Fayos Mestre Comandante de la Guardia Civil
  • Miércoles, 15 de junio
    • 10:00-12:00 h. Delitos de odio y Fake news
      • Paloma Bárcena López Profesora Tutora del grado en Criminología de la UNED.
    • 12:00-14:00 h. Drogas y desinformación
      • Emilio Ambrosio Flores Catedrático de Universidad del Dpto. de Psicobiología. UNED.

Jueves, 16 de junio

  • 10:00-12:00 h. Delitos y bitcoin: de las estafas a las criptosectas.
    • Antonia López Galán Jefa de proyectos en BBVA (jubilada)
  • 12:00-14:00 h. Reinserción en el ámbito penitenciario a través de la acción socioeducativa
    • María Ángeles Porta Antón Profesora Tutora

La primera conferencia, bajo la rúbrica “Fake news una aproximación desde la neurociencia” fue impartida por la profesora Raquel Rodríguez Fernández, del Departamento de Metodología de las Ciencias del Comportamiento de la Facultad de Psicología de la UNED, directora de las Jornadas. La profesora en su ponencia explicó cómo afectan los sesgos y los heurísticos a la hora de dar credibilidad a las noticias falsas: cómo tendemos a creer noticias que encajan con nuestras ideas, que nos dan la razón, la percepción selectiva o la perseverancia en las creencias.

Además hizo especial hicapié en la utilización de las fake news en periodos electorales para manipular el resultado de unas elecciones democráticas. En esos periodos se producen picos de demanda de información y se difunden más noticias falsas. Algunos ejemplos en este sentido, como el Maraton de Boston, las elecciones que ganó Donald Trump o el Brexit. El problema principal radica en la viralización de esas noticias, sobre todo, a través de redes sociales. En cuanto a los sujetos que difunden noticias falsas, el problema es que son los mismos que elaboran noticias verdaderas. Son personas destructivas que se mueven por odio o por ira. Los estudios indican que el 86% de los españoles tenemos problemas para distinguir una noticia verdadera de una falsa.

La segunda conferencia fue impartida por Miguel Fayos Mestre, Comandante de la Guardia Civil, titulada “Protección de datos y privacidad”. En ella habló de los riesgos a los que se ven expuestos los ciudadanos cuando navegan por Internet y aceptan las “cookies” de una página web; alertó de los peligros de las estafas de las cartas nigerianas o el phising. Como, por ejemplo, cuanto te escriben de bancos en los que no tienes cuenta alertando de que hay un problema en tu cuenta y solicitando datos personales y números de cuenta. Además, el comandante explicó a los alumnos cómo crear contraseñas seguras, prácticamente imposibles de hackear; les indicó que las wifis gratis de los aeropuertos son peligrosas y las de los hoteles son seguras sólo las que tienen contraseña; hay navegadores que permiten la navegación de incógnito; que es importante borrar el historial del navegador; que es mejor no meterse en páginas de Internet sensibles en lugares públicos, salvo que estéis en vuestra casa.

En el caso de las transferencias, las entidades bancarias han implantado un sistema de doble autenticación. Por este motivo le envían al usuario un código al móvil. Por ejemplo, en el caso de Bizum, la estafa más común consiste en que una persona envía dinero a otra; y a la que le llega el dinero le envían un correo diciendo que tiene que realizar alguna opción. Si la persona cae en la trampa, eso puede suponer el robo del dinero transferido. También alertó el Comandante de los peligros de compartir en las redes sociales la ruta que hacen las personas corriendo.

La tercera conferencia fue impartida por la codirectora del Proyecto de Innovación Docente, la profesora Paloma Bárcena López, que imparte docencia en el Grado en Criminología y en el programa UNED Sénior. Se tituló “Delitos de odio y Fake news” y las ideas principales fueron las siguientes: en primer lugar, el reto que se nos plantea cuando queremos prevenir los delitos de odio en redes sociales es gestionar un doble escenario. Por un lado, hay una persona una determinada red social en la que propaga una noticia, que trasmite un mensaje de odio contra un determinado colectivo, creada previamente en una web que simula un periódico digital con nombre parecido a otro conocido. La noticia no recoge mensajes directos, sino una situación injusta inventada que busca una emoción de ira en el receptor que le impulsa a compartirla sin verificar su veracidad. Posteriormente, se produce una agresión en otra parte del país contra una persona del colectivo víctima del mensaje de odio. Los sujetos activos del delito no se conocen. El problema que nos encontramos es que los sujetos que han propinado una paliza, por ejemplo, a una persona homosexual después de leer el mensaje de odio en Twitter no tienen relación con el emisor del mensaje. Y al emisor del mensaje no le podemos imputar como inductor o como autor de esas lesiones. ¿Cómo perseguimos estos delitos? Pues a través del delito de discriminación del artículo 510 del Código penal y la doctrina de los delitos de odio.

En segundo lugar, como se puede deducir del párrafo anterior, los delitos de odio destacan por dos características: por un lado, por la dificultad probatoria. El único motivo de los delitos de odio es el odio. No se provocan unas lesiones para robar o para agredir sexualmente, sino por odio a un colectivo. A este respecto los motivos del odio están tasados en el Código penal y ampliados por una circular 7/2019, de 14 de mayo, de la Fiscalía General del Estado: son “motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad”. En el año 2021 se modificó el artículo 511 del Código penal incluyendo otra circunstancia: la aporofobia. Palabra creada por la catedrática de Filosofía de la Universidad de Valencia, la profesora Adela Cortina; que significa literalmente “miedo al pobre” y que se ha utilizado para poder considerar delito de odio o aplicar el agravante de odio a crímenes contra personas pobres, sólo por el hecho de serlo, como las lesiones y los asesinatos de mendigos. Por último, se explicaron las pautas que se utilizan para saber si una persona ha sufrido un delito de odio y para identificar al posible autor o autores. Así como las iniciativas llevadas a cabo por el Ministerio del Interior.

La cuarta conferencia vino de la mano del profesor Emilio Ambrosio Flores, catedrático de Psicobiología de la UNED. El título de la conferencia fue “Drogas y desinformación”. Tuvo dos partes diferenciadas: por un lado, explicó de una manera muy didáctica -y muy gráfica- cómo funciona el circuito de la adicción y los mecanismos cerebrales que se ponen en funcionamiento cuando una persona consume sustancias. Como lo que empieza siendo un consumo ocasional termina en una adicción con graves daños cerebrales. El profesor Ambrosio ilustró su conferencia con una serie de estudios de neuroimagen hechos a personas con diferentes tiempos de consumo, clasificados en función de la sustancia, así como estudios de neuroimagen realizados a personas que habían sido consumidoras de sustancias psicoactivas hace muchos años. En los que se podía comprobar cómo el cerebro es incapaz de funcionar de forma normal porque no poder asimilar la glucosa.

En la segunda parte de la conferencia, el profesor Ambrosio hizo referencia a las noticias falsas sobre los beneficios del consumo del Cannabis, sobre todo a raíz de la flexibilización de la fiscalización de la planta, al ser retirada de la Lista 4 de la Convención Única de Estupefacientes. Suponiendo esto su comercialización con fines medicinales. Es tal la gravedad de la difusión de fake news sobre el cannabis que existen ya estudios dedicados a las noticias falsas que presentan la droga como un remedio contra el cáncer.

La quinta conferencia fue impartida por Antonia López Galán titulada “Delitos y Bitcoin: de las estafas a las criptosectas”. Los mayores están continuamente recibiendo mensajes publicitario incitándoles a comprar criptomoneda, pero no saben cómo entrar en esas redes, no saben cómo funcionan los criptoactivos ni los peligros que entrañan. Por eso, esta conferencia resultó de gran interés. Las ideas principales de la ponencia las podemos sintetizar de la siguiente manera: en primer lugar, se aportaron unas nociones básicas sobre el funcionamiento y la estructura de las redes en las que circulan las criptomonedas, basadas en tecnología Blockchain. El conocer la estructura de la red es fundamental para entender la génesis de los delitos que en ella se están produciendo. Pues, su estructura de nodos interconectados favorece el anonimato y la privacidad de las transacciones.

En segundo lugar, se explicaron los conceptos básicos relacionados con el mundo de los criptoactivos y los problemas derivados, por ejemplo, de tener las contraseñas de las billeteras virtuales en un dispositivo físico (disco duro, pen drive, móvil…) porque si éste se perdiera también se perdería el acceso a las criptomonedas. En tercer lugar, se abordó el problema de las estafas: el modus operandi de los delincuentes, los distintos tipos y la elección de las víctimas. Por último, la ponente hizo referencia al fenómeno de las criptosectas y a los peligros que suponen para los jóvenes, que llegan incluso a abandonar los estudios y sus propios hogares.

La última conferencia vino de la mano de María Ángeles Porta Antón, Profesora Tutora del Grado en Educación Social, que cuenta con gran experiencia en la gestión de las prácticas. La profesora, bajo la rúbrica “Reinserción en el ámbito penitenciario a través de la acción socioeducativa” analizó el papel que desempeñan los educadores y educadoras sociales con personas privadas de libertad. Explicó el funcionamiento del sistema asociativo que tiene presencia en las prisiones y las actividades que llevan a cabo como, por ejemplo, las terapias con animales o el hecho de dotar a una persona en grave situación de vulnerabilidad de unas habilidades básicas para poder iniciar un programa educativo o una actividad laboral. La profesora en su ponencia relató la realidad de las prisiones, desmontando algunos mitos que se utilizan de forma partidista y polémica en los medios de comunicación.

A modo de conclusión, podemos decir que es muy importante que en el marco de los programas de Universidad de mayores se realicen proyectos de investigación y proyectos de innovación docente. Este colectivo es una parte fundamental de nuestra sociedad y merece una formación académica de máxima calidad.



Citar este post
dyp (2022, 1 octubre). Jornadas de “Cultura científica y Fake news” DELITOS Y PRUEBAS. Recuperado 25 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/nyte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search